04

BAC INCORPORA EL DRON COMO HERRAMIENTA DE TRABAJO

La inclusión del dron nos permite ampliar nuestros servicios tanto en seguimiento de obras como en nuevos productos como la fotogrametría y termografía.

Levantamos el vuelo! Tras un lento proceso burocrático BAC acaba de despegar tras recibir permiso de vuelo, alcanzando altura y replegando el tren de aterrizaje.

Desde arriba, el objetivo no es otro que añadir una nueva perspectiva a los servicios que ofrecemos aportando un plus tan importante como nos da posicionar una herramienta de captación de imágenes, de nivel profesional y con todas certificaciones de legalidad que establece la administración, sobre nuestras cabezas.

Los primeros resultados, como podréis ver, son buenos y nos anima a seguir ganando altura. En proyectos finalizados y a modo de garantía de buena ejecución, hemos realizado inspecciones visuales sobre el Proyecto de Medidas de Seguridad anti desprendimientos en la Presa de la Llosa del Cavall para la Agencia Catalana del Agua el proyecto de Mejora de Accesibilidad del Municipio de Fogars de la Selva para la Diputación de Barcelona.

Como seguimiento de obras y estudio de los que pronto vamos a empezar, hemos sobrevolado la Construcción de la Rotonda de acceso a la urbanización Niagara Park en Fogars de la Selva  visualizando el estado actual de un tramo de la BV-5122 para la Diputación de Barcelona.

Todo el mundo tiene claro que desde arriba se gana en espectacularidad, comunicación visual, etc., no estamos inventando la rueda es obvio, la novedad en todo caso sería la inclusión de este campo aéreo en la ejecución terrestre (o marítima de algún proyecto) que desde hoy BAC puede ofrecer en todos los engranajes que hacen girar el motor de un proyecto. Tanto a nivel interno como externo, para nosotros o para nuestros clientes, BAC ofrece desde hoy la posibilidad de mejorar en nuestro trabajo y dar una ventaja añadida de promoción, información y seguimiento desde un espacio reservado hasta hace cuatro días solo para el sector aeronáutico.

Ahora mismo, con el tren de aterrizaje recogido, estamos alcanzando la velocidad de crucero, con el objetivo puesto a la fotogrametría y los estudios termográficos. Es cuestión de tiempo y volando todo pasa mucho más rápido y las distancias se acortan.